Espejo de Luna

martes, abril 01, 2008

Image Hosted by ImageShack.us

INTELIGENCIA Y EDUCACIÓN EMOCIONAL

Hasta hace poco tiempo, las emociones se han considerado un terreno irracional. De repente, con las técnicas de imágenes la ciencia ha entrado en la caja negra del cerebro y los neurocientíficos y psiquíatras no nos explican que las emociones tienen un órgano, el cerebro; que la emoción y la cognición no están separadas; e incluso que el sistema límbico se desarrolla antes que la neocorteza. Y, sobre todo, que no se pueden reprimir. Muchos estudiosos indican cómo gestionar las emociones, nos hablan de la importancia de la infancia, de que según te han querido tus padres y has desarrollado tu autoestima, así serán tus vínculos con el mundo exterior. Dicen que esa forma de relacionarse se traslada al mundo adulto y también explican que el cerebro es muy plástico y aunque la infancia no sea perfecta, los adultos pueden cambiar los patrones negativos.

Que ¿hasta qué punto se pueden cambiar, si se ha vivido un maltrato o un abandono emocional?

Cierto es que hay casos de resiliencia, niños que sufren mucho y salen adelante. Logran de forma natural fomentar las emociones positivas. Pero lo cierto es que no estamos programados para ser felices, sino para sobrevivir. Eso significa que tendemos a ser desconfiados y egoístas y a estar estresados.

¿Entonces, podemos decir que la felicidad es un estado antinatural?

Lo que pasa es que cuando uno está bien, no se da cuenta, pero sí percibe cuando está estresado o en guardia. Ello afecta a la neurogénesis, la capacidad de los adultos de regenerar el cerebro. La felicidad pasa desapercibida frente a la fuerza de las emociones negativas. Tenemos una mente que puede imaginar lo peor y hay que contrarrestarlo fomentando las emociones positivas.

¿Cómo se consigue esto?

Es importante la introspección y el desaprendizaje de lo aprendido. Hay que abandonar patrones emocionales negativos que se disparan de forma inconsciente. Y eso sólo se puede hacer examinando la propia vida. La introspección es recomendable, pero no para regodearse en lo que hace daño, sino para entender qué educación se ha tenido y cómo lleva a un callejón sin salida. Meditar permite parar los estímulos negativos externos y da tiempo al cerebro para que se reprograme. (Como botón de muestra tenemos los elevados niveles de felicidad que alcanzan los monjes del Tibet) Es cierto que las emociones negativas son útiles en la vida, pero no pueden convertirse en la forma de reaccionar automáticamente ante todo.

¿Por qué ese boom de la búsqueda de la felicidad?

Podemos decir que hay varias razones. Nos están alertando del aumento de las enfermedades mentales, señalándonos que las depresiones están siendo la causa de la mayor parte de las bajas laborales (de cualquier tipo de trabajo o actividad, no únicamente del trabajo dependiente) En parte ello se debe al aumento de la esperanza de vida. Tenemos mucho más tiempo de ocio, casi media vida en la que no sabemos qué hacer. Además, antes la religión nos imponía su visión de la felicidad, pero ese sistema se ha caído y la gente no tiene referencias. Se quiere más felicidad y no se sabe cómo encontrarla. El modelo de la sociedad de consumo es catastrófico. Depende de mecanismos adictivos para el cerebro, de la acumulación de placer, caso de la drogadicción por ejemplo. Implica que necesitas generar más y más placer a través del consumo y ello genera frustración porque sabemos que el dinero no da la felicidad. Lo que más felicidad da son las relaciones personales. Sin embargo, es algo que la gente trabaja poco.
El aprendizaje del amor es algo que está como abandonado y hay que utilizar mecanismos sencillos para retomarlo, mecanismos que pueden resolver bastantes conflictos, como lo es el de escuchar a los demás y no vivir tan encerrado en relaciones rígidas que pueden ser una jaula, incluso hay que aprender a amarse a uno mismo para evitar “auto enjaularse”.

¿Y… hay diferencias entre el aprendizaje de hombres y mujeres?

Sí, porque evolutivamente las mujeres han cuidado de los niños y tienen más empatía. Casi con sólo mirar al bebé saben qué es lo que quiere éste. Pero los hombres podemos decir que nos íbamos a cazar y, en consecuencia, nuestro vocabulario emocional es o puede ser más reducido; por ello, generalmente, cuando nos sentimos vulnerables reaccionamos con agresividad y con el sexo en situaciones de afecto. Lo que genera incomprensión. Las mujeres quieren hablar de sus emociones y los hombres queremos huir. Eso habría que tenerlo en cuenta en la educación emocional. Insistir en que la emoción no es debilidad. Igual que las mujeres han aprendido a tener independencia económica y tratan de tener la emocional, los hombres debemos trabajar ese asunto.
Hoy un tercio de los hombres y mujeres no son emocionalmente competentes y eso hay que solucionarlo.


Aquí, enfrente de la ventana, hay un cartel que dice “Colegio: Se enseña educación emocional”…
¡Hoy mismo me matriculo y voy a clase!

16 Comments:

At 1/4/08 10:06, Blogger MOIRA said...

Buén post, muy acertado y muy cierto..educarnos en emociones es tan complicado y hasta utópico algunas veces..

Pero no es necesario matricula de honor, con un aprobado amos más que bién!! mmm demasiados suspensos hay!

Por otro lado, te he dejado un regalo en mi blog, petardo,no lo has visto!!!


Ale recojelo y ya estás poniendolo en tus regalos!!!
jajajajjajajajaj...

Besos de emoción

 
At 1/4/08 10:26, Blogger belita said...

Matrulame a mi también, anda... Jajaja.

Sinceramente no creo que me fuese nada mal asistir a unas cuantas clases.

Besos

 
At 1/4/08 13:08, Blogger lágrimas de mar said...

la felicidad es un estado de animo, según te encuentres eres más o menos feliz

un beso

lágrimas de mar

 
At 1/4/08 16:28, Blogger Patricia Cruzat Rojas said...

La Emoción
a mi se me ha criticado
la excesiva emoción,
o me han dicho...
"Es que tu "problema" es que eres muy emocional"
yo respondo...
no será el tuyo la falta de ella?

Seguramente en el equilibrio está la razón, pero desde cuando que le hacemos más caso a la razón?

Sin duda y ahí si que hay razón, es que nuestra niñez, es decidora en nuestra adultez,
yo recurro a mi niñez cuando los miedos de adulta me limitan...

El cariño sobre todo de la familia, nos sujeta a la vida...sin ese cariño...
es muy difícil sacar esas fuerzas...
reinventar lo aprendido...
porque asi vivimos...
siempre de lo ya aprendido...
es lo más fácil,
no necesariamente lo mejor...

Yo voto por la emoción y me encanta que tú,
un hombre haya escrito sobre el tema y quiera ir a una escuela!!!!

Me encantó!!!y lo leí con detención...

Besos y gracias

Paty.Difusa

 
At 1/4/08 20:38, Blogger FeRReT ® said...

Ayer por la tarde fui a un Psiquiatra, y hablamos de la Resilencia y esas cosas... de la madurez emocional y la importancia de las bases familiares...
En fin... no sé si haya que mentalizarse en buscar la feliciad u otro estado... creo que debemos simplemente abrir los ojos, el alma, el cuerpo mismo, y VIVIR cada una de las cosas que se nos viene, no 'empeparnos' para olvidar cosas, nó!, debemos vivirlo todo, y que no nos cuenten lo que pasó, sacar lo mejor de ello, y con todas esas piezas, ya verás que sin quererlo, ya eres un hombre feliz, que disfruta de un ToDo, aunque sientas muchas veces que estás en medio de la nada...

Muchos besos...

 
At 1/4/08 20:47, Blogger Ariam Ram said...

Para empezar en lo referente a la infancia completamente de acuerdo. Es increíble hasta qué punto no nos damos cuenta de que la percepción de un niño (y todos lo hemos sido) es como una esponja ilimitada, que cualquier pequeño detalle por muy insignificante que nos parezca puede llegar a condicionarles no sólo en esa etapa, sino a lo largo de toda su vida ya como adulto, pudiendo o no reprimir sus emociones, estas estarán ahí, doblegadas por la experiencia y no siempre es fácil identificar dónde se encuentra el nudo.

No estoy de acuerdo (desde mi más absoluta ignorancia) en el hecho de que la felicidad "pueda pasar desapercibida frente a la fuerza de las emociones negativas"... Es difícil, la felicidad no es un estado, ni un ciclo, no dura en el tiempo y no existe de manera lineal... Son momentos, y esos momentos se sienten y nos invaden de carga positiva, cosa que también podemos notar cada día en los demás. Quizás el mundo en el que interactuamos tenga más tendencia a provocarnos sensaciones negativas, miedos o recelos (y sobre todo estrés) que positivas y felices.

Reprogramase... Ojalá fuera tan sencillo... quizás los "loqueros" del mundo perderían sus trabajos, o deberían enseñarnos psicología en el colegio. Uno puede practicar la introspección y llegar a dar con el punto exacto de negatividad, con el daño, analizarlo y entenderlo... ¿Pero cómo cambiarlo? Si te amputan un brazo podrán ponerte la mejor prótesis del mundo pero jamás recuperarás tu brazo. Quizás tengas que "modelar" tu percepción de las cosas, asumir que es mejor tu prótesis a estar manco y tratar de vivir lo más cómodamente con ella. Sales del callejón si, y vuelves a ver la luz... Pero siempre mirarás con recelo a una sierra mecánica si fue ella la causante de tu amputación.

La memoria, el miedo (al que tanto aborrezco) actúan como armas defensivas en nuestro cerebro para saber identificar aquello de lo que debemos protegernos.

Por otro lado está la cultura. En el Tíbet se nace y se crece, al igual que en cualquier otro punto del globo. Aquí no se educa para la felicidad sino para la codicia, el estrés, la lucha, la defensa... Se educa en el miedo. Y volvemos a los niños.

El futuro siempre, cada día, y en dónde menos se invierte.

Y la religión tiene mucha culpa de ese miedo, al hacernos pecadores sólo por haber nacido. No sé si hay crueldad mayor que portar ese estigma en el subconsciente inoculado desde que empezamos a tener uso de razón.

A veces nos auto enjaulamos porque como bien señalas el mundo ha perdido toda orientación hacia el amor, el respeto, el cariño, la ayuda, la generosidad... Algunas personas no pueden evitar sentirse "ajenas" a ese mundo, por su forma de ser, sus costumbres, su educación o su herencia... Y otras se cansan por el camino. Te aíslas de lo que te daña... Otra manera primitiva de defenderse, y no en términos peyorativos, primitiva porque así hemos sido desde que por primera vez pisamos la tierra: la supervivencia es lo primero, pero el hombre tiene razonamiento. Tiene poder para cambiar el entorno... Y no lo hace, no lo hacemos... Cuando te quedas sin armas sólo cabe esconderse para sobrevivir.

Otras veces son los demás los que te enjaulan, los que te aíslan, los que te tachan o señalan por no querer llevar su ritmo, por no querer vivir como ellos.

¿Qué hacer?

En cuanto a hombres y mujeres no te falta un ápice de razón pero dejas fuera a muchos hombres que son capaces de mostrar sus emociones, de no "huir", de no mostrar su afecto sólo a través del sexo. Y a muchas mujeres que curiosamente si lo hacen: algunas ocultan sus emociones, otras huyen de los problemas, y a otras les encanta mostrar su afecto a través del sexo, aunque culturalmente aún esté mal visto por hombres y mujeres.

Es cierto que las mujeres hemos sido reprimidas pero también hemos educado a nuestros hijos, somos tan responsables del mundo en el que vivimos y sus consecuencias como los hombres.

El poder está en la educación, ésta en los niños, y ellos son el futuro... Volvemos al mismo punto de partida.

No me vale que un hombre me diga "es que soy hombre", antes que hombres o mujeres somos seres humanos y supuestamente tenemos el privilegio de razonar (que nos está sirviendo más bien para poco)... Han pasado eones desde las cavernas y aunque conservemos ciertos rasgos y los sigamos conservando siempre debemos aprender a evolucionar en positivo de una vez... Así que sería mejor respuesta "Si, soy hombre, y por ello meditaré antes de actuar... Si puedo".

También existe la "inteligencia emocional" que al menos hace algún tiempo identificaban como la realmente importante pues es la que conlleva los patrones de relación con el resto de las personas, sean del sexo que sean.

Ser capaz de cambiar el registro, de entender, de sentir "emociones" y expresarlas abiertamente y de forma civilizada.

La naturaleza nos hizo piezas de un mismo engranaje, ese engranaje también evoluciona y hace ecuaciones diferentes con las piezas... Y lo hace a través de nuestra "inteligencia" dejando de lado a la naturaleza.

Y está bien.

Y para finalizar el tremendo parrafón unas frases de Radio Futura:

"Ella sabe lo que el hombre espera sin haberlo aprendido, y él le encuentra sentido al enigma que no le dejaba existir".

Un: aprendamos todos, aunque no creo que sea necesario ir a clase si hay que ir se va... Las prácticas son más útiles y fáciles y las tenemos a nuestro alcance cada día.

Y un besazo de tu Mar.

P.D.: Esto te paa por provocar a que algunos le demos vueltas al serrín...je.

 
At 1/4/08 22:10, Blogger MAR said...

Yole: amigo lindo, interesante tema, sí antes de sumar y restar…nos enseñaran a amar y aceptar ser amados sanamente…y con respeto…
Si nadie fuera envidioso, ni ambicioso, el mundo sería más justo, nadie sufriría tanto.
Te quiero, besito y abrazos de buena energía.
Mar resilente, qué caigo y me levanto mil veces….

 
At 1/4/08 23:17, Blogger Lluvia said...

En los últimos tiempo se esta dando mas valor a la inteligencia emocional que a la intelectual; Porque?: Podemos ser muy "inteligentes" pero no sabemos como exteriorizar nuestros sentimientos. Se ha comprobado que la mayor causa de muerte es el estres..La felicidad esta en tu mente, pues tu eliges como sentirte: No puedes controlar las situaciones que te pasen pero si tus reacciones; quiere decir que sólo tu controlas como te sientes. Tienes el control y el deber de decidir lo que te afecta o no.

Espero que encuentres en tus clases lo que buscas, aunque deben de estar en ti :)

Un saludo, un gran abrazo y un dulce beso!

Cuidate!

 
At 2/4/08 0:48, Blogger Gigi German said...

Mi querido Principe, lo lei y lo relei, y que cierto, sabes que, si asistes, yo me voy a esa escuela contigo. Mañana me compro mi mochilita.

Besos.

 
At 2/4/08 8:58, Blogger BETTINA PERRONI said...

Interesantísimo tu post mi querido Yole... aqui hay tanta información para compartir y otro tanto para seguir investigando... tan complejo es el cerebro como lo es la conducta humana... los actos, los hechos, las vivencias se suman y modifican... cuan inteligentes somos para superarlas?, para aprender y evolucionar?

Te dejo un abrazo

 
At 2/4/08 16:34, Blogger M@R said...

SIEMPRE ES BUENO APRENDER ALGO MAS DE LO QUE YA SE SABE,,,
CUANDO COMIENZAN LAS CLASES,,,

UN ABRAZO,,,

 
At 2/4/08 16:43, Blogger fantasía said...

Mi querido Yole, he leído tu texto y me ha dejado un tanto preocupada, "¿Es cierto que las emociones negativas son útiles en la vida?" Si son negativas...
No sé, volveré otra vez a leerlo

 
At 2/4/08 21:40, Blogger Milagros Sánchez said...

En esta ocasión la propuesta a reflexionar sobre esta realidad la encuentro interesantísima y me parece además admirable tupostura, ya que como bien explicas desde las cavernas a los hombres se les inculcó ese espíritu guerrero a base de ir a cazar y pelear siempre por esa búsqueda de alimento, mientras que a nosotras, las féminas se nos obligaba a quedar al cuidado de la prole y por supuesto en estado de embarazo casi permanente con lo que la fuerza de sus músculos terminaba por debilitarse... Pero como bien dices luego, la nueva era tecnológica nos ha permitido llegar a globalizar la cultura y la información, de tal manera que esa antiquísima cultura oriental tan rica y sabia filosóficamente hablando, nos ha traído a occidente un gran aporte de teorías, de experiencias transcendentales y de conocimiento, así las prácticas del yoga o la meditación ya forman parte de occidente... EL YING Y EL YANG nos abren nuestra mente racional y práctica a otra conciencia global o cósmica y por supuesto a los hombres les está demostrando que los sentimientos forman también parte de su SER y como tal deben ser asumidos y nunca rechazados como debilidad viril o estupideces similares... Bueno, la verdad que me emociono hablando de estos temas tan interesantes, perdona si me extendí demasiado.
Besos multicolores.

 
At 3/4/08 3:19, Blogger escorpiona said...

La importancia de la estimulación de la inteligencia emocional en la educación, es darle el lugar que siempre debio tener a la parte emocional de cada persona y tomar en cuenta que la enseñanza que se entregue, debe ser para formar a una persona integral, no solo a un repetidor de conocimientos...

Saludos Yole

Chau

 
At 3/4/08 17:49, Blogger raizen said...

La felicidad es una actitud ante la vida.
Lo bueno es que se puede decidir deliberadamente "ser feliz"

Saludos

 
At 4/4/08 5:30, Blogger LaU said...

Que interesante el post.

Es cierto lo que mencionas sobre la infancia, así como también es cierto que podemos reajustar nuestros comportamientos cuando somos mas adultos, aunque parezca imposible, para ello se requiere de mucho trabajo y de reconocer que las experiencias son las que nos ayudan a moldearlo, tanto las positivas como las negativas.

Existen personas que no pueden o mejor dicho no quieren onvolucrarse con sus pares o dispares, por los miedos al fracaso, la desilusión, el ridiculo, etc. por ello se no se han educado emocionalmente, prefieren meterse en su burbuja o su nucleo más cercano, sin explorar que la vida lleva consigo todas esas cosas y que eso es lo que le permitirá evolucionar y vivir feliz, aun con desiluciones..

No sé se me han venido tantas ideas a borbotones, jeje que no se si voy coherente o no!

Espero que sí!

******

Además dejame decirte que la próxima semana tengo una reunión con los padres de mis niños (alumnos) y el tema a tratar es la educación emocional y de que manera podemos practicarla, gracias me ha ayudado mucho!!


Besos y abrazos!!
=)

 

Publicar un comentario

<< Home